Las Dos Ciudades (Infografía)

Dos amores fundaron, pues, dos ciudades, a saber: el amor propio hasta el desprecio de Dios, la terrena, y el amor de Dios hasta el desprecio de sí propio, la celestial. La primera se gloría en sí misma, y la segunda, en Dios, porque aquélla busca la gloria de los hombres, y ésta tiene por máxima gloria a Dios, testigo de su conciencia.

La ciudad de Dios, libro XIV, cap. 28.

Añadir un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario