Gubbio

San Ubaldo de Gubbio, el obispo guerrero

Ubaldo Baldassini o más conocido como San Ubaldo de Gubbio (1084-1160), fue uno de los representantes más significativos de la historia medieval umbra. Nacido y criado en una familia noble de la ciudad de Gubbio, en la actual región de Umbría (Italia), Ubaldo decidió a temprana edad dedicarse a la vida religiosa y así fue como se formó en el monasterio de San Segundo, ubicado en su ciudad natal, por la cual sentía un afecto tan grande que le impedía trasladarse hacia otro sitio, tal fue el caso que en 1129 fue nombrado obispo de la ciudad por el propio Papa Honorio II.

Hombre manso por naturaleza, pero decidido y valiente cuando era necesario, durante su obispado Ubaldo debió enfrentar dos grandes hechos que amenazaban con destruir Gubbio; en 1151 lideró heroicamente la defensa de la ciudad durante un sitio realizado por las ciudades rivales de Perugia, Spoleto, Asís, Foligno, Nocera Umbra, Cagli, Città di Castello, Coccorano, Fossato y Val Marcola, logrando que las tropas de la ciudad se impusieran victoriosas por sobre las enemigas; y en 1155 enfrentó en persona al emperador Federico I de Hohenstaufen (también llamado Federico Barbarroja), quien asediaba Gubbio con la intención de destruirla pero que ante la intervención de Ubaldo, decidió ponerle fin al asedio y retirar a sus ejércitos. Debido a las proezas realizadas en vida, Ubaldo fue canonizado en 1192 por el Papa Celestino III, y en la actualidad se lo considera el santo patrono y protector de Gubbio, ciudad en donde aún se veneran sus restos mortales. 

Ignacio Carozza
Universidad Católica Argentina
nachocarozza@gmail.com

thumbnail_Santiago Barreiro

Del Río de la Plata al Atlántico Norte: Los estudios medievales nórdicos en América Latina

Santiago Barreiro es investigador en CONICET, formado en la Universidad de Buenos Aires, donde obtuvo su título de grado, así como su doctorado. Es magister en Estudios Medievales Nórdicos por la Universidad de Islandia. En la actualidad, es investigador invitado en la Universidad de Santiago de Compostela. Se dedica principalmente a estudiar la sociedad medieval islandesa a través de su literatura, especialmente de las sagas.

Justiniano I. Detalle mosaico de la iglesia de San Vital de Rávena

La impronta bizantina en el Mediterráneo

El Imperio bizantino, también llamado Imperio Romano de Oriente o simplemente Bizancio, existió entre 395 y 1453 y tuvo como capital a la antigua Constantinopla (la actual Estambul, en Turquía), ciudad fundada por el emperador Constantino I en la primera mitad del siglo IV. Bizancio fue la potencia medieval cristiana más longeva, con el griego como lengua oficial, y con una sociedad que logró desarrollar su propio sistema político, prácticas religiosas, arte y arquitectura que, aunque muy influenciadas por la tradición cultural grecorromana, fue distinta y no una simple continuación de la Antigua Roma.

Untitled-5

Las rutas comerciales en el Oriente y su conexión con el mundo europeo entre los siglos VI y XIV: China, Japón y la India

Las rutas comerciales de Asia Oriental consistían en una amplia red de intercambios que se extendía desde su punto de origen en China hacia el mundo islámico, para luego vincularse con Europa por medio de caravanas de camellos y caballos o vía marítima. El poderoso socio comercial europeo, ubicado en el extremo oriente del mundo, se encontraba fragmentado en diversos reinos que controlaban una región de China, hasta su unificación bajo el liderazgo del norte.

Untitled-2

Reseña: El espejo de las bestias. Personas y animales en la literatura medieval española. Lidia Raquel Miranda (Ed.).

El libro El espejo de las bestias. Personas y animales en la literatura medieval española, editado por Lidia Raquel Miranda, propone como objetivo analizar la representación de los animales y su impacto en la conceptualización de la persona humana en ciertas obras literarias del medioevo hispánico, en las cuales se retoman contenido semántico tanto de fábulas e historias populares como del bestiario y otras fuentes de origen culto.

Los retes taumaturgos

Los Reyes Taumaturgos de Marc Bloch

El libro que se reseña reúne en su extensión los estudios realizados por el medievalista francés Marc Bloch (1886-1944) sobre el poder curativo y taumatúrgico de los reyes y el carácter sagrado de la realeza franco-inglesa a lo largo de la Edad Media. Marc Bloch, uno de los fundadores y mayores representantes junto con Lucien Febvre de la Escuela de los Annales, se centró en el estudio de los procesos y estructuras sociales que caracterizaron a la Edad Media, destacando la importancia y las ventajas que presenta la historia comparada.